Contraesquina Política.- Por. Fernando Martínez Plascencia: EPN: Los priistas se reciclan en AMLO

Carlos Romero Deschamps: La corrupción y la impunidad no se castigarán.
Funcionarios y ex funcionarios priistas: Traicionaron a Pepe Yunes.
Víctor Carranza: Los negocios de la obra pública se irán al alza.
JDO: Próximo operador político de Cuitláhuac García.

Como de burla, pero más como una verdadera realidad, recorre las calles de varios municipios del sur de Veracruz, un carro con una bocina a todo lo que da, anunciando la muerte del PRI, y lo despiden con las “Golondrinas”. Ahora falta ver quién recogerá los desechos.

¿Qué fue lo que destruyó al PRI, antes, mucho antes de designar candidato a la presidencia de la república? Primero, las dichosas reformas estructurales, plasmadas en el “Pacto por México”, apoyados por el PAN, PRD, y la chiquillada. Dos fueron las más importantes; la energética fue la principal, la que sacaría de la miseria y pobreza a millones de mexicanos, la que traería bonanza a las familias mexicanas, con la que se terminarían los altos precios de la electricidad, el gas y la gasolina, luego la educativa, que sigue conservando las aulas en las peores condiciones, y a los maestros mentando madres. Un total fracaso. Luego vino la verdadera debacle: los cambios de sus estatutos internos del PRI, por orden del presidente Enrique Peña Nieto, para imponer a alguien como Meade, sin ser militante, sin que nadie, con el suficiente valor político dijera algo al respecto.

La sumisión de este partido al dedazo presidencial, y no tomar en cuenta que las circunstancias y los tiempos políticos habían cambiado, fueron las dos principales causas que detonaron la caída estrepitosa. Pudiera parecer que es el fin de este partido, sin embargo, al nuevo presidente, Andrés Manuel López Obrador, le fluye por las venas la sangre priista. y esto podría terminar en un reflujo o reciclaje. Porque en este país, todos, alguien lo dijo por ahí, tienen algo de priistas, Difícil negarlo, o esconderlo. Y entonces, el PRI se puede reinventar en la persona de un “izquierdista”.

Siendo así, entonces, no hay que hacerse muchas ilusiones de que los corruptos de ayer y hoy irán a parar a la cárcel.

Si usted está pensando que Carlos Romero Deschamps podría enfrentar la justicia, detrás de las rejas, por tanto robo al sindicato petrolero, podría desilusionarse agriamente, sino me lo cree, vea el desplegado que ha sacado a plana completa, donde prácticamente le dice que “dejó” que sus agremiados votaran libremente, y le manda el mensaje que su institucionalidad está a prueba de fuego, y que el sindicato trabajara con él, que se le respeta como el nuevo presidente de la república. Nada tonto.

Romero Deschamps es parte de los intereses cupulares que llevaron a AMLO a la presidencia de la república, y forma parte de los acuerdos con los que gobernará AMLO.

La forma tan apresurada que tuvo Enrique Peña Nieto para reconocer el triunfo del tabasqueño, incluye darle carpetazo al asunto de Odebrecht, y con ello enterrar cualquier investigación en contra de Emilio Lozoya.

MORENA está llena de priistas, por donde usted voltee a ver hay gente ligada, de forma directa o indirecta a EPN o a Carlos Salinas. Así de simple.

La clase política no tiene de que preocuparse, si así fuera, el jefe de la “mafia del poder”, Carlos Salinas de Gortari ya hubiera puesto pies en polvorosa. Antes bien, EPN ha tenido un trato cordial, invitando al presidente electo a Palacio Nacional, donde después de encontrarse, AMLO manifestó el “beneplácito de que el presidente no haya intervenido en la elección”.

La carreta de la corrupción y la impunidad que ha existido por décadas, desde el presidente de la república hacia abajo, o de abajo hacia arriba como usted quiera verlo, deberá frenar un poco, digo un poco, para que las calabazas se acomoden. Lo que vemos en varios municipios del sur de Veracruz, es el reflejo de lo que puede suceder en el altiplano. Presidentes municipales surgidos de MORENA, como Víctor Carranza, alcalde de Coatzacoalcos, le está yendo muy bien con los negocios que está llevando a cabo con toda la obra pública, donde solamente la está entregando a sus cuates que trabajaron con él cuando fue director de recursos humanos del complejo petroquímico Pajaritos, en donde por cierto fue inhabilitado por actos de corrupción.

Difícil que la tal Rocío Nahle, jefa política del corrupto Víctor Carranza, senadora electa, y próximamente nueva secretaria de Energía, no quiera hacer negocios desde esa oficina federal con su marido José Luis Peña, cuando éste, se dedica, precisamente a la construcción. Lo peor de todo, es que ambos personajes-Rocío y José Luis- son compadres de muchos personajes que impusieron como candidatos a un puesto de elección popular, como ejemplo, repito, Víctor Carranza, un títere de este clan Peña-Nahle, que se ha convertido en una extensión del clan de la succión de la familia Robles-Barajas-Hillman, y entre todos, los nuevos caciques de Coatzacoalcos.

Las cuentas que el PRI deberá entregar ante lo que ha sucedido, y en donde prácticamente han desaparecido, incluso, sin presencia como opositores en el Congreso de la Unión, no se las darán a EPN, porque a este no le interesan. Nadie, absolutamente nadie, se atrevió a encarar al presidente para decirle que el rumbo estaba equivocado, que el despeñadero estaba a la vista, nadie se atrevió siquiera a jalar el freno de manos.

De ese tamaño el miedo institucional de los priistas. Entonces que se aguanten. En algunos casos volverán a ser virreyes en sus demarcaciones o estados que gobiernan, sin que nadie les diga nada.

¿Dónde perdió el olfato político Enrique Peña Nieto para llevar a su partido a una de las más estrepitosas derrotas? La soberbia arrastró a su partido a la extinción. El PRI necesitaba a un político surgido de este mismo partido para tratar de hacer un papel digno, que aun perdiendo, lo hiciera con la frente en alto, no en la forma tan grotesca, tan abrumadora como ha sucedido.

Grave, muy grave el país como para darle todo el poder a MORENA. Todo el poder político para cambiar un sistema que ya no funciona, que sigue sumando miseria y pobreza, y que sin embargo, no debemos festejar tan apresuradamente.

Lo de Veracruz es otra triste historia. Pepe Yunes quedó hundido junto con su partido el PRI, nunca escuchó a los verdaderos militantes, nunca les dió importancia, ni reconoció el esfuerzo de una militancia, que a estas alturas, no se duda, también hayan votado por MORENA.
¿Qué hicieron por su partido, por sus candidatos, los regidores, presidentes y síndicos, en los diferentes municipios del estado de Veracruz que eran gobernados por ellos? Nada. Absolutamente nada. Le doy dos ejemplos; el caso de los regidores priistas de Coatzacoalcos Oliver Damas o Felipe de Jesús Rodríguez Gallegos. Desaparecieron, se escondieron. Malagradecidos. Así le pagan a su partido la oportunidad que les ha dado.

Donde quedo la famosa maquinaria priista de la que tanto presumió, y alardeó el alcalde de Cosoleacaque Cirilo Vázquez Parissi y su hermano Ponciano, con la que amenazaron a Pepe Yunes, de que si no les daba la candidatura a la diputación federal renunciarían a “su partido”? Fue puro cuento. Quedaron hechos trizas.

¿O qué hicieron aquellos que en su momento fueron funcionarios públicos, que mamaron grandes cantidades de dinero que hoy los hace vivir como reyes, sin que nada les falte? Se acostaron, no movieron un solo dedo para fortalecer a su partido cuando en su momento tuvieron la oportunidad. ¿Casos? Hay muchos. Son gente que ignoraron las campañas y a sus candidatos. ¿Construyeron algo durante sus periodos para fortalecer a su partido priista? Tampoco. Ahí tiene usted a la tal Pery Theurel, ex síndica, y a su corrupto hermano, Marcos Theurel Cotero, ex alcalde, actual titular de la API de Coatzacoalcos. No movieron un solo dedo por sus candidatos. Nunca se preocuparon, y mucho menos le invirtieron económicamente a pesar de las enormes carretadas de dinero que se llevaron. Total, llegaron por dedazo…….¿qué compromiso puede haber así? Ninguno.

Ahí tiene usted también el caso del despreciable Ciro Félix Porras, actual delegado de la secretaria del Trabajo en el estado, hijo de la corrupta Lupe Porras, la del puente fantasma, la que se clavó cientos de millones de pesos de un puente fantasma que jamás construyó. Se le vio trabajando por su partido? Para nada. En lo absoluto. O la tal Damara Gómez, despreciable regidora del ayuntamiento de Minatitlán. ¿Hizo algo por su partido? No, más que amenazar a unos sonsos de la Red de Jóvenes por México que se fueron al PAN.

¿Hizo algo Joaquín Caballero, ex alcalde de Coatzacoalcos por su partido el PRI durante su gestión? Nada, dejar que la maquinaria priista terminara de desdentarse, y saquear las arcas municipales, y con ello entregarse en los brazos de Miguel Ángel Yunes Linares para que no lo alcanzara la justicia, dar unos cuantos millones de pesos a la campaña de chiquiyunes a cambio de no ser molestado, para terminar traicionando-al igual que muchos otros priistas- al partido que lo llevó al poder por cuatro años. Todos estos personajes, incluyendo al bueno para nada de Martín singracia, perdón, Gracia, ex cínico, perdón, síndico del municipio de Minatitlán. Se hicieron ojo de hormiga, se la pasaron rascándose los huev……..s. Y presumieron de ser los grandes operadores políticos del PRI. Incluso, muchos de ellos siendo funcionarios municipales se fueron a estudiar alguna maestría o doctorado con cargo al erario público, antes que preocuparse por las verdaderas necesidades de la gente. Total, que el pueblo se joda. Ahora hasta presumen el título por las redes sociales, como si no supiéramos que estaban de huevones en el ayuntamiento, tenían tiempo de sobra para hacer lo que se les pegara en gana….pero nunca preocuparse por su partido. Así es como pensaban ganar. Por dios no se hagan………...pendejos.

O en el caso del PAN, como el inepto Orlando García Nieto, subsecretario del Medio Ambiente en el gabinete estatal……….¿hizo algo por su partido? Vamos, ni por el billar, de donde es muy asiduo, se paró para echar una cascarita. Se escondió. Nunca se preocupó, -y de aquí en adelante mucho menos- del basurero que se encuentra en este municipio, donde familias enteras se enferman por los fétidos olores y por los humos tóxicos que emanan de ahí, sin que nadie, absolutamente nadie haga algo al respecto. Este haragán se la paso echado, sin construir nada políticamente para ayudar a su candidato. Imagínense como estará la gente que vive a los alrededores de este basurero. Pues mentándole la madre al gobierno. ¿Y así querían ganar?

Por cierto, con el triunfo de Cuitláhuac García, del partido MORENA, la situación política de Javier Duarte de Ochoa puede cambiar. No hay que olvidar que el corrupto ex gobernador le entregó unos cuantos millones de pesos a don Cuic en el 2016 para su campaña, con el único objetivo de obstruir a Miguel Ángel Yunes Linares, en una alianza que se llevó entre las patas a Héctor Yunes Landa. En fin, el caso es que ciertos arreglos empiezan a aclararse con la reciente declaración del ganador de la gubernatura de la elección del primero de julio, al señalar que se ha abusado con el “pobrecito” recluso de una cárcel de la Ciudad de México.

Siendo así, no dude usted, que Javier Duarte se convierta, desde el reclusorio norte de la Ciudad de México, en el próximo operador político del gobernador electo, y pues bueno, ya se puede usted imaginar también, la enorme fila de funcionarios o ex funcionarios haciendo una cita, para pedir audiencia con el gordo, para que le arregle su problema de la cuenta de su gobierno con el gobernador. Así las cosas de la política. Ahí veremos a Joaquín Caballero, a Rosendo Pelayo y a otros tantos más que están bien raspados porque se fueron con la cochina al monte. No mentir, no robar, no traicionar al pueblo. BAHHH.

Categorías: