Debo no niego; pago lo justo.- Por Teresa Carbajal: Préstamos a “fondo perdido”

A fines del mes de marzo, maestros de educación básica del estado de Veracruz hicieron público el engaño que sufrieron al participar en préstamos a fondo perdido; el engaño fue descubierto cuando les comenzaron a descontar de su salario por concepto de pago de dichos préstamos, altos porcentajes del mismo, al grado que algunos cobraban escasos dos mil pesos y algunos otros hasta un peso.
Al momento de exponer su caso a diversos medios de comunicación, narraron en entrevistas, que desde hace dos años fueron invitados por compañeros de trabajo, -también maestros- a participar en este tipo de préstamos, para lo cual debían entregar documentación como copias de sus credenciales de elector, del Instituto de Pensiones (IPE), estados de cuenta de nómina de los bancos en donde recibían su salario, comprobantes de domicilio, contraseñas, entre otros.
Aunado a lo anterior, señalaron que parte del trato que se les ofreció fue que del total del préstamo solamente recibirían un cuarenta por ciento en sus cuentas de nómina, pues el restante sesenta por ciento sería entregado a los promotores del préstamo, y a quien o quienes intervendrían para la obtención del mismo; y que si bien en un principio verían reflejados descuentos en su nómina por este concepto, no debían preocuparse, pues tales cantidades les serían reembolsadas… Lo cual nunca aconteció.
Al indagar, descubrieron que dichos préstamos fueron tramitados a su nombre ante diversas financieras por lo que tendrían que pagarlo en un cien por ciento con todo e intereses, siendo éste el motivo de su justificada inconformidad y por el que piden a las autoridades competentes investigar a fondo los hechos y castigar a los responsables. Petición a la que me sumo y agrego: que se les castigue con la devolución del dinero (con intereses) que les despojaron a los maestros, para qué queremos gente en la cárcel.
Por parte, las financieras que acrediten con la documentación idónea que otorgaron dichos préstamos y que tienen derecho a cobrar; que expliquen por qué autorizaron los créditos sin la presencia de los profesores, o en su caso quien o quienes comparecieron ante ellos para tramitar los mismos, y con qué representación legal ¿O que cualquiera puede pedir un crédito a nombre de otro, solo con portar documentación oficial, sin saber como la obtuvo?
Los “apoyos” a fondo perdido son subsidios a la inversión que otorga el gobierno federal a través de convocatorias calendarizadas y de dependencias como INADEM, SAGARPA, SEDESOL, CONACYT, CONAFOR e INAES, se entregan únicamente a personas que cumplen con los requisitos que marcan las reglas de operación de los programas, y tienen como principal objetivo generar empleos e incentivar el crecimiento de la economía nacional.
Y los préstamos personales a fondo perdido: No existen.
¡Pregunte, es mejor tener dudas que deudas!
Visite www.elbarzonrc.org Contacte elbarzonrc@yahoo.com.mx, O sígame en @terecarbajal Cel 2281148502

Categorías: