Ejecutan en Irak a 10 extremistas por decapitaciones y atentados

Madrid, España., 21 Sep-06.- Un total de 10 personas, oficialmente acusadas de terrorismo, fueron ejecutadas hoy en la ciudad kurda de Arbil, norte de Irak, en el marco de una nueva jornada de violencia en esa nación musulmana que se cobró al menos 16 vidas.

La ejecución en Arbil y la ola de violencia de este jueves coincidieron con la entrega del control de la sureña provincia de Dhi Qar por parte de las tropas italianas a las fuerzas iraquíes, lo que según el gobierno del país muestra los progresos en la seguridad.

La administración del Kurdistán, en el norte iraquí, informó que 10 personas fueron ejecutadas en Arbil este jueves en cumplimiento de una sentencia judicial luego de ser declaradas culpables de participar en decapitaciones y atentados en esa ciudad.

Los acusados, vinculados al grupo extremista Ansa al-Sunna, admitieron los cargos durante los interrogatorios, dijeron fuentes oficiales kurdas, de acuerdo con reportes de la cadena qatarí Al Yazira conocidos en esta capital.

Por otra parte, en Bagdad al menos seis policías murieron cuando su cuartel fue blanco de un ataque con morteros este jueves, mientras que un soldado estadounidense perdió la vida al estallar una bomba al paso de la patrulla en que viajaba también en la capital iraquí.

En un hecho separado, cuatro civiles perecieron y otros cinco resultaron heridos en un ataque con morteros en una zona residencial del distrito de Dora, en el sur de Bagdad, en tanto que en el noreste dos muertos y seis lesionados dejó el estallido de un coche bomba.

En una acción similar, dos personas más murieron y otras nueve sufrieron heridas cuando un vehículo lleno de explosivos fue detonado cerca de una oficina de electricidad en la capital iraquí, indicaron fuentes de la policía.

La norteña ciudad de Baquba también fue escenario de violencia que se saldó con un policía muerto y otro lesionado, luego que su patrulla fue blanco de disparos, y en Diyala la explosión de una bomba en la carretera causó cuatro heridos.

En Fallujah, al oeste de Bagdad, la policía reportó el hallazgo de dos cadáveres mutilados, al parecer vinculados a la tensión religiosa entre chiitas y sunnitas, que estalló en febrero pasado en la norteña ciudad de Samarra y se extendió a todo el país.

Estos hechos se produjeron en momentos en que el gobierno iraquí reiteró su llamado a la reconciliación nacional para poner fin a la violencia, al recibir de las tropas italianas y rumanas el control de la seguridad de la provincia Dhi Qar.

En una ceremonia en Nasiriyah, capital de Dhi Qar, el primer ministro Nuri al-Maliki afirmó que sólo la unidad traerá la estabilización y la paz en Irak, y aunque admitió que la violencia persiste, insistió en que siguen los avances en materia de seguridad.

Reiteró en ese sentido que las fuerzas iraquíes lograrán asumir el control de las 18 provincias del país para fines de 2007, al asegurar que “todos aquellos que apoyan a los terroristas tienen sus días contados”.

Dhi Qar es la segunda provincia cuyo control pasa a manos de las fuerzas iraquíes, después de que las tropas británicas entregaron la de al-Muthanna (también en el sur de ese país) en julio pasado.

Categorías: