El ministro de Exteriores de Irán aterriza en la cumbre del G7 en Biarritz

Reportero: 
Redacción

**Macron da la sorpresa al invitar a Mohamad Javad Zarif, cuyo país es objeto de sanciones por parte de Estados Unidos

Biarritz, Francia., 25 Ago-19 (Agencia).- Golpe diplomático en el G7 en Biarritz. El presidente francés y anfitrión de la cumbre, Emmanuel Macron, invitó este domingo por sorpresa al ministro de Exteriores de Irán, Mohamad Javad Zarif, a la cumbre de las potencias industriales democráticas, informaron fuentes del Elíseo. Zarif —cuyo país es objeto de sanciones por parte de Estados Unidos y representante de un Estado al que el presidente Donald Trump ha amenazado con bombardear— llegó a la ciudad vascofrancesa hacia las 15.00. Unas horas antes, Irán había motivado una confusa sucesión de declaraciones y desmentidos entre los presidentes francés y estadounidense.

La noticia de la presencia de Zarif saltó al detectar la web Flightradar24 que un avión iraní había aterrizado en el aeropuerto de Biarritz. Al informar de ello la agencia France Presse, enseguida se desataron las especulaciones. Poco después, una fuente iraní confirmó a la agencia Reuters la llegada del ministro, que se reunirá con su homólogo francés, Jean-Yves Le Drian. El pasado viernes ya lo hizo con el presidente francés en París. Según un portavoz iraní de Exteriores, Abbas Mousavi, el objetivo de la invitación es continuar con las conversaciones sobre las recientes iniciativas entre los presidentes de Irán y Francia. "No habrá reuniones o negociaciones con la delegación americana en este viaje", informó en Twitter.

El acuerdo de las potencias del Consejo de Seguridad de la ONU con Irán, aprobado en 2015, es motivo de discordia entre EE UU y sus aliados desde la llegada de Trump a la Casa Blanca, en 2017. Estados Unidos se retiró del acuerdo en 2018. El objetivo del pacto era frenar el programa nuclear iraní a cambio de un levantamiento de las sanciones internacionales. Tras la retirada de Washington, la UE, Rusia y China mantuvieron el acuerdo, pero Teherán ha puesto en duda los compromisos con dicho texto.

En Biarritz, antes de la llegada de Zarif, Macron insistió en que el objetivo entre EE UU y sus socios en el G7 era compartido: impedir que Irán se hiciese con la bomba nuclear y evitar una escalada bélica en la región. Una declaración de un asesor anónimo de Macron según la cual el presidente francés había recibido el mandato del G7 para negociar con los iraníes causó confusión. Trump negó que tal mandato existiese. Y Macron se vio forzado a precisar ante la prensa que el G7 es un foro informal sin capacidad para dar mandatos a nadie. En todo caso, señaló, cada miembro tomará sus iniciativas para alcanzar estos objetivos comunes.

“La razón por la que Javad Zarif ha venido hoy a Biarritz para ver a Jean-Yves Le Drian es que ayer hubo una conversación muy sustanciosa entre los líderes del G7”, explicó la citada fuente francesa. “Y, sobre esta base, pareció importante poder tener un encuentro con Javad Zarif”. El objetivo, añadió, es crear las condiciones para “lograr una desescalada y una pausa que permitan negociar útilmente.”

Trump nunca ha rehuido el diálogo con los enemigos históricos de EE UU, al contrario. Desde que es presidente ha mantenido tres reuniones con el líder norcoreano Kim Jong Il.

Categorías: