El Vaticano dejará de vender cigarrillos

Reportero: 
Redacción

El papa Francisco se ha pronunciado: “Dile que no” al cigarrillo.

Ciudad del Vaticano, 9 Nov-17 (Agencia).- El Vaticano anunció que dejará de vender cigarrillos a los empleados en su tienda libre de impuestos y su supermercado, con lo cual renuncia a unos 10 millones de euros (11 millones de dólares) anuales en ganancias.

El Vaticano dijo que Francisco tomó la decisión porque “la Santa Sede no puede contribuir a una actividad que claramente perjudica la salud de la gente”.

El comunicado cita un documento de la Organización Mundial de la Salud según el cual fumar causa más de 7 millones de muertes anuales alrededor del mundo.

Según un libro de 2015 basado en documentos filtrados del Vaticano, “Avarizia”, las ventas de cigarrillos aportan unos 10 millones de euros anuales al estado vaticano, su segunda fuente de ingresos después de la gasolina libre de impuestos.

6 gráficas que te explican el consumo y negocio del cigarro en el mundo
Medidas antitabaquismo redujeron índice mundial de consumo de tabaco
¿Fumas? Quizá tus cigarros envenenaron a niños indonesios

El libro, sin embargo, afirma que las ventas de cigarrillo son un ejemplo de cómo el estatus libre de impuestos del Vaticano se presta al abuso.

Debido a que los impuestos a las ventas en Italia ascienden al 22 por ciento, los afortunados portadores de un carné del Vaticano consiguen acceso a una gran cantidad de productos de alta calidad a menor costo. Por ejemplo, pueden comprar alimentos, medicinas, llenar su tanque de gasolina, e incluso hacer sus compras navideñas, todo sin pagar impuestos.

Incluso pueden tener acceso a productos exclusivos como habanos, televisores de pantalla plana y vinos tan prestigiosos que el Vaticano figura constantemente como uno de los estados de mayor consumo vinícola.

En teoría, sólo empleados, pensionados y residentes del Vaticano, además de diplomáticos y miembros de congregaciones religiosas, tienen derecho a la tarjeta especial.

La firma consultora Ernst & Young calculó en el 2013 que la cifra debería ser de unos pocos miles, pues el Vaticano emplea a aproximadamente 5 mil personas. Sin embargo, según la auditoría de esa firma citada en el libro “Avarizia” hay en uso 41 mil de esas tarjetas.

Según las normas del Vaticano, los portadores del carné no pueden comprar más de 80 cajas de cigarrillos al año, pero según la auditoría 278 clientes excedieron ese tope.

Categorías: