Filias y fobias… del Poder.- Por Miguel Angel Rueda-ruiz: Yunes Linares y Flavino Ríos, socios y cómplices por la UPAV (I de II partes)

Filias y fobias… del Poder.- Por Miguel Angel Rueda-ruiz: Yunes Linares y Flavino Ríos, socios y cómplices por la UPAV (I de II partes)

La Universidad Popular Autónoma de Veracruz (UPAV) atraviesa una ruta crítica donde dos grupos pretenden darle destinos diferentes. Uno con la urgencia temporal del bienio que concluye y sus intereses personalísimos donde coinciden Miguel Angel Yunes Linares y Flavino Ríos Alvarado. El otro que plantea una revisión programada, metodológica, que respete el modelo educativo original.

En el debate público por la UPAV se mezclan intereses que impulsan la urgencia de un nuevo marco jurídico que les permita instalar una Junta de Gobierno a modo y la creación de un sindicato que les abra la puerta a la incorporación del erario.

Hay debate público y también disputa soterrada por la institución donde el rector fundador, Guillermo Zúñiga Martínez, planteó a Veracruz un modelo de administración educativa que permitiera tener opciones a los miles de rechazados de la Universidad Veracruzana.

En la postrimería del bienio de Miguel Ángel Yunes Linares se despertó la urgencia de modificar la ley que regula la operación de la UPAV, creada en el primer día de la administración del ahora recluso Javier Duarte de Ochoa.

En la disputa por la herencia de la UPAV tienen intereses comunes Miguel Ángel Yunes Linares y Flavino Ríos Alvarado.

Tienen a un mismo operador y ariete, Lenin Torres Antonio. Minatitleco, ex priista, operador electoral del candidato fallido Miguel Ángel Yunes Márquez y aspirante eterno a una posición al interior de la UPAV.

Con Minatitlán como coincidencia y la UPAV como ambición mutua, Flavino Ríos creó desde su estancia en la secretaría estatal de Educación con Javier Duarte, una red de interés en la nueva universidad donde su enlace y peón era y sigue siendo Lenin Torres Antonio.

En su sobrevivencia, Torres Antonio se incrustó en la campaña electoral del hijo del gobernador bianual y presionó a académicos y alumnos a que lo acompañaran en la aventura comicial a cambio de ser instalados en el espejismo de una universidad a modo desde la cual controlaría Rectoría, Sindicato y Presupuesto.

Lenin Torres fue un peón lanzado para criticar con fervor a MORENA y sus candidatos, entre ellos al actual gobernador electo, Cuitláhuac García Jiménez.

La ambición mutua de Yunes Linares y de Flavino Ríos fue llevada a la LXIV Legislatura del Congreso del Estado donde la diputada PAN-PRD, Yazmín de los Angeles Copete Zapot cabildea con urgencia el dictamen a modo que les permita re-inventar un modelo de universidad donde sean colocados los “amigos” que saldrán del gobierno bianual.

Yunes Linares fue atravesado por Flavino Ríos a través del Caballo de Troya en que se convirtió Lenin Torres.

Flavino Ríos y Yunes Linares, correligionarios de antaño, confrontados en la venganza duartista y por el apotegma del “ni perdón ni olvido”, vuelven a coincidir en la ambición perversa y la traición mutua en la que están instalados por el operador de ambos, Torres Antonio.

El debate público de la UPAV, al que un grupo le apuesta con las monedas de mesura, tiempo, academia, humanismo y respeto se confronta con la disputa perversa donde imperan el patrimonialismo, sujeción, egocentrismo y “soberbia intelectual”.

La ruta para construir el destino de la Universidad Popular - que llegó a tener una matrícula de 75 mil personas y que ahora apenas llega a los diez mil- reclama de sus protagonistas talante, estatura y experiencia para impedir una abominación que destruya una opción de formación académica que reclama Veracruz.

Categorías: