Línea Política.- Por Agustín Contreras Stein: El respeto a la familia

ENTRE LOS grandes mafiosos de la historia, el respeto a la familia era un valor plenamente entendido por todos, donde existía una especie de código de honor, con sus respectivos mandamientos. Eran acuerdos que se imponían, aún cuando existieran conflictos importantes entre los grupos delincuenciales más sobresalientes. Había, como se sabe, una especie de ley entre ellos mismos y se atacaban permanentemente, llegando al asesinato por ganarse los terrenos fértiles de los negocios que les generaban grandes ganancias, pero sin utilizar la violencia en contra de la familia, la cual era sagrada para todos ellos. Un ejemplo, fueron las mafias sicilianas, que más tarde influyeron en el mundo occidental para sentar su propio poder, pero eso sí, con la misma tradición de no meterse con la familia, salvo que ésta tuviera que ver directamente en los negocios de las mismas.

Con la familia no se metían, más si éstos eran niños o mujeres. Era verdaderos valores sobreentendidos entre ellos mismos, por lo que dejaban viudas, hijos sin padre y consecuentemente, sin hogar. Pero llegaba a tal grado el respeto a la familia, que en muchos de los casos, acudían posteriormente en apoyo de las familias que hubieran quedado desamparadas, porque se decía, que ninguno de ellos era culpable de lo que pasaba, de los negocios que hubiera tenido el esposo y padre.

Sin embargo, en México, hoy no se respeta nada, pues ya hemos sido informados plenamente de los hechos sucedidos en las inmediaciones del Estado de Chihuahua, con Sonora, donde una familia fue atacada, principalmente, niños de corta edad, recién nacidos y mujeres, que fueron asesinados sin piedad alguna, contraviniendo lo que muchos creían o han creído de que la familia era respetada. Todos los valores se han perdido, incluso, el código de honor, si es que hubiera existido.

La familia Le Barón, allá en Chihuahua, son parte de una comunidad de mormones acogida por México a finales del siglo XIX tras ser perseguidos en Estados Unidos por su tradiciones, en especial la poligamia.

Tras instalarse en México y con el aumento de la violencia, en especial de grupos de narcotráfico que habitan en esa zona entre Chihuahua y Sonora, Benjamín LeBarón, se convirtió en activista al formar la organización SOS Chihuahua, que denunciaba grupos criminales.

Este movimiento no fue del agrado, se supone, de los integrantes del crimen organizado, pues donde habita la comunidad mormona es considerada una “zona de guerra” donde actúan cárteles de las drogas y todo tipo de organizaciones criminales, según palabras del propio Julián LeBarón.

La situación, por el lado que se le quiera ver, es sumamente delicada, porque es otro indicio de que los grupos armados, fuera de la ley, no tienen compasión alguna y menos respeto por la familia y desde luego, por las leyes y por la fuerza y poder del gobierno. Se entiende que estos actos, como todos de los que se tiene noticia diariamente, son retos que establece la propia delincuencia hacia todas las esferas del gobierno, desde la parte municipal, hasta las del Estado y la federación, sabiendo de antemano que la impunidad campea por todos lados y que si los detienen, los dejarán ir con tan solo amenazar a las familias, el punto más vulnerable que bien saben explotar.

Estas acciones están generando más temor entre la población y los gobiernos parecen allanarse a ellas con la finalidad de no tener ningún compromiso y dejar que este país se vuelva inhabitable o ceder, como ya ha estado sucediendo también, que sean los propios ciudadanos quienes se defiendan con sus propias uñas.

México, vive, serias condiciones de inseguridad, las cuales se incrementan día con día, debido a que el Estado, ha sido incapaz para detenerlas, y lo peor de todo es que se sigue creyendo que en el país, no pasa nada.

Pero, como todo mundo sabe, también, que en todo el territorio nacional, pasan muchas cosas todos los días y que no hay decisiones, como las que han propuesto algunos militares, estableciendo que se imponga el Estado de excepción, para hacer frente a los grupos armados y poder actuar con mayor eficacia frente a estos grupos que en verdad, se encuentran debidamente organizados.

Hechos cotidianos muestran que la delincuencia ha avanzado significativamente, de tal manera, que han rebasado totalmente las acciones del Estado, evidenciando que poco a poco se va perdiendo la gobernabilidad en todos los rincones de la nación.

México, ya es un caos, quien tenga plena voluntad para salvarlo, tendrá que utilizar la mano dura, a costa, inclusive, de su propia vida.

----------------------

¿SEGUIRÁ LA IMPUNIDAD?

AL MISMO TIEMPO que condena los hechos, el gobierno federal, ha manifestado, a través del Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, de que se harán todos los esfuerzos por lograr identificar y detener a los responsables de la masacre ocurrida en los límites de los Estados de Sonora y Chihuahua, haciendo llegar a la familia sus condolencias por la muerte de varios niños y mujeres pertenecientes a una comunidad de mormones.

Esta vez, el mandatario nacional, tendrá que estar pendiente de que se cumplan todos los compromisos que se han hecho, no tan solo con la familia, sino con todo el país, después de que se han dado varias matanzas en todo el territorio nacional, especialmente en Veracruz, el Estado que lo tiene todo, incluyendo una inseguridad total, donde cada día se suman más delitos graves cometidos desde el norte hasta el sur de la entidad veracruzana.
Normalmente, cada vez que se tiene conocimiento de hechos tan terribles como los que han sucedido en el norte de México, las autoridades se apresuran a declarar que no habrá impunidad y que se hará valer la ley, cueste lo que cueste.

Sin embargo, para los mexicanos, en general, estas expresiones ya son parte del discurso permanente, sin que, en realidad, se haga algo por evitar que la violencia siga tan campante, como ahora y sin castigo alguno para los responsables materiales e intelectuales.

Por eso, el pueblo mexicano, se pregunta a cada rato, si la impunidad seguirá siendo parte de la idiosincrasia mexicana, o de verdad, ya se están tomando en consideración las acciones que busquen terminar con este fenómeno social que a todos daña.

---------------------

EL PAN, CON NUEVOS BRIOS.

DESPUES DE CONCLUIDO, prácticamente, el proceso de renovación de sus cuadros, los panistas en Veracruz, se están dedicando a poner orden en la casa y desechar todo aquello que todavía tenga el tufo del yunismo, según se está viendo con las nuevas disposiciones del nuevo dirigente estatal de este partido político, Joaquín Rosendo Avilés.

De esta manera, los dos grandes partidos políticos, ya están en el camino de la reconstrucción de su estructura militante y buscando, por todos los medios de organizarse para todo lo que viene, porque ha de saberse que esta vez, seguramente, no actuarán solas estas organizaciones políticas, porque de hacerlo caerían, prácticamente en el desgaste político y no lograrían sus objetivos de posicionarse de las principal aspiración de volver a situarse en el mando del Estado de Veracruz.

Cada quien por su lado, tanto el PRI, como el PAN, y otras organizaciones políticas, se encuentran trabajando seriamente en su fortalecimiento político y mantener el capital político que les queda, pero con la posibilidad de que lleguen a las próximas elecciones, más fuertes que nunca, sin olvidar que pudieran aliarse para derrotar a Morena, por cuanto corresponde a la sucesión gubernamental.

Muchas cosas se esperan ver en los próximos meses por parte de la clase política de Veracruz, que al parecer, no está sentada, sino que se encuentran en pleno activismo político para lo que viene.

---------------------

Y MAÑANA, aquí nos encontraremos, si otra cosa no sucede.

NUESTRO CORREO: ac:stein58@live.com.mx

Categorías: