Línea Política.- Por Agustín Contreras Stein: Prevenir estallidos sociales

TANTO a nivel nacional como estatal, tendrá que implementarse, según se ve, una gran estrategia que permita, de alguna manera, evitar que los estallidos sociales se presenten, ya que el pueblo, todo parece indicar, tiene suficientes razones para ejercer sus propias acciones en materia de inseguridad, como en otros aspectos que no han permitido a la población en general, trabajar normalmente y mantener su posibilidad de subsistencia, más en estos tiempos en que se requiere de buscar formas o alternativas para poder tener los recursos suficientes y proveer de alimentos, medicina, educación, vestido y una formación adecuada para las nuevas generaciones de mexicanos y de veracruzanos, en lo particular.

Y hablamos de los estallidos sociales, porque ya se han tenido algunos brotes de inconformidad, no contra el gobierno en sí, sino en contra de toda la situación que se padece actualmente y que forma una barrera para que los pueblos, las ciudades y todos los centros de población que existen en todo el territorio nacional, puedan hacer lo que les corresponde en esta tarea de sacar al país adelante, pues son tiempos de solidaridad, de unidad en torno a las autoridades y los demás actores políticos que tienen un compromiso permanente con México, con su historia, con su futuro y presente, ya que de otra manera no se podrá encontrar el verdadero desarrollo nacional, en el cual, como se ha dicho, están involucrados todos los sectores sociales del país.

Se desprende, entonces, de las condiciones que se viven actualmente en todo el territorio nacional, que es necesario, sobre todo, mantener al país en calma, pero para eso se requiere que desde la federación se convoque a todo el pueblo mexicano, a participar activamente en este proceso de solidaridad para que los resultados sean concretos, evidentes y con resultados positivos, ya que si no se toma en cuenta a los habitantes de este país, en momentos cruciales para la nación, es posible que cada quien quiera, fuera de la ley, establecer sus propios mecanismos de defensa y entonces, como ya se ha visto en algunas ocasiones, crear mayor incertidumbre respecto de la búsqueda de la paz, la concordia y la sana convivencia de todos los mexicanos, por igual.

Es cierto, que muchas veces, la cuestión política ciega a mucha gente y más cuando el poder que se tiene no es debidamente canalizado, por lo que difícilmente se puede buscar la colaboración de los demás actores nacionales, porque es precisamente la diferencia en los ideales políticos o simplemente las acciones del quehacer público, son contrarias a lo que ya ha sucedido y que ya no se quiere ver, pensando, solamente que lo que se hace en la actualidad, es lo bueno y lo único que puede proceder, cuando en realidad, ya se han tenido experiencias suficientes de que siempre es necesario caminar acompañado de los demás para poder tener resultados positivos en una lucha, como la que se escenifica en todo México, para devolver la tranquilidad y la paz, que como ya hemos mencionado ampliamente, todos quieren y de manera inmediata, porque ya han sido muchos años en que México, se ha visto sumido en la impotencia que genera el constante avance de la inseguridad.

Por eso, antes de que las cosas pudieran agravarse y convertir a este país, en una permanente guerra interna, donde, ni siquiera los esfuerzos oficiales puedan con ella, lo más procedente es realizar la convocatoria nacional, para que junto a los gobiernos, en sus diversas esferas de competencia, se construyan las primeras bases de la tranquilidad social y evitar, lo que ya muchos han venido señalando, que se despierte el México bronco, y este país se convierta, en una verdadera hoguera, difícil, eso sí, de lograr apagar de la noche a la mañana.

Los actuales gobernantes tienen un enorme reto ante esta situación que ha llegado, muchas veces, a los extremos no conocidos en los últimos tiempos. Todavía se recuerda, por muchos, la paz y la tranquilidad que se vivía y que ahora se ha visto trastocada por los múltiples problemas que se presentan diariamente y que, como mucho se ha escrito al respecto, tienen que atenderse, porque de otra manera, se insiste, los estallidos sociales pueden surgir con más frecuencia, donde el pueblo insista en hacerse justicia por sí mismo y esto será totalmente grave para una nación que desde los últimos días de la revolución de mil novecientos diez, ha preferido el camino de la tranquilidad y el crecimiento sostenido de todos los sectores que integran a la sociedad.

Los instrumentos, así como las estrategias, tienen que estar bien pensadas, porque de otra manera, se estaría echando más leña al fuego, como sucedió con el gobierno de Felipe Calderón Hinojosa, que fue quien, aunque muchos prefieran no decirlo, inició el fuego que comenzaría a consumir a todo el territorio nacional.

---------------------------

AHORA MAS QUE NUNCA, es tiempo de que los partidos políticos demuestren que tienen verdadera vocación de servicio para hacer lo que tienen que hacer en momentos cruciales de la nación. Como ya veníamos comentando, ha nacido la idea de que se pueda convocar a todos los actores políticos para que lleve a cabo en todo México, una jornada de pacificación, pero donde no existan las contrariedades políticas ni tampoco los reproches al pasado, ni tampoco la indecisión por el solo hecho de que ahora no se ven en el poder.

Los partidos políticos, desde siempre, han tenido un serio compromiso con el pueblo, con sus Estados con toda la gente, por lo que ya va siendo tiempo de que esos compromisos se cumplan al pie de la letra y buscar acciones alternas que puedan coadyuvar en el propósito nacional de llevar adelante la posibilidad de transitar hacia un mejor porvenir del país, comenzando por la unidad nacional y lograr la tranquilidad social.

Antes, desde luego, las mismas organizaciones políticas, tendrían que comenzar por estabilizarse internamente como ya lo están haciendo algunos partidos que ya renuevan sus propias dirigencias.
---------------------

DESDE AYER SE MANIFIESTA inconformidad en la Secretaría de Educación, donde los grupos que han tomado instalaciones de esta importante área gubernamental, acusan que no son atendidos y menos que sus peticiones hayan recibido, cuando menos, la posibilidad de ser estudiadas y que tengan una respuesta oficial.

Todo esto afecta a otros sectores de la sociedad, que tienen necesidad de utilizar las vías de circulación que se encuentran frente a dicha Secretaría, con el pretexto anterior, han tomado también los manifestantes para ejercer presiones ante las autoridades estatales.

Las soluciones tienen que venir, siempre y cuando también las autoridades educativas pongan su buena voluntad para resolver estas inquietudes que se vuelven, en poco tiempo, conflictos que generan inestabilidad en la educación y en los buenos propósitos de quienes tienen la responsabilidad de atenderlos.
------------------------

Y MAÑANA, aquí nos encontraremos, si otra cosa no sucede.
NUESTRO CORREO: ac_stein58@live.com.mx

Categorías: