Los policías franceses se manifiestan en París contra Macron

Reportero: 
Redacción

Francia, 3 Oct-19 (Agencia).- Las protestas de la franquicia de los chalecos amarillos, que estalló el mes de noviembre pasado, y se prolonga indefinidamente, ha agravado todos los indicadores de crisis entre las fuerzas de seguridad del Estado

«¡Alto al suicidio de policías!». «¡Crece la cólera policial!».

«¡Condiciones de trabajo angustiosas!». «¡Pensiones amenazadas!». «¡Los policías pedimos justicia!»… gritaban varias decenas de miles de policías, de todos los niveles jerárquicos, en el corazón histórico de París, una manifestación sin precedentes contra la política policial de Emmanuel Macron, tras el estallido de la crisis de la franquicia de los chalecos amarillos.

Hacía muchos años que no se convocaba con éxito una manifestación de policías, protestando, a gritos, contra la política policial del Estado.
La crisis de la franquicia de los chalecos amarillos, que estalló el mes de noviembre pasado, y se prolonga indefinidamente, ha agravado todos los indicadores de crisis entre las fuerzas de seguridad del Estado.

En los últimos diez meses, 52 policías decidieron suicidarse, con sus armas de servicio, víctimas de una angustia íntima difícil de calibrar en términos de angustia social.

A la cabeza de la manifestación parisina, convocada por todos los sindicatos de la policía nacional, dos policías de paisano transportaban un ataúd de madera, altamente simbólico, con los nombres de los 52 colegas muertos en menos de un año. Más de un suicidio de un policía, por semana.

La crisis de los chalecos amarillos ha agravado otras crisis de fondo: horarios de trabajo «ansiógenos», todos los fines de semana, en operaciones de «antidisturbios»; salarios «congelados»; pensiones «amenazadas»; sucesión de agresiones físicas, antes, durante y después de las misiones de mantenimiento del orden.

La prolongación indefinida de la crisis de los chalecos amarillos ha terminado acelerando la convergencia y unión de todos los sindicatos de policías, que convocaron este miércoles una manifestación con raros precedentes.

Entre 20.000 y 27.000 manifestantes, policías de todos los niveles jerárquicos, se manifestaron durante varias horas, recorriendo un trayecto clásico de todos los cortejos sindicales, entre las plazas de la Bastilla y la República, en el corazón histórico de París.

A lo largo del trayecto, grupúsculos de chalecos amarillos, de extrema izquierda, en su mayoría, intentaron manifestarse para denunciar el comportamiento de la policía durante muchas manifestaciones.
Unidades de CRS (Compañías Republicanas de Seguridad) neutralizaron muy expeditivamente los conatos de manifestación «amarilla», cobrándose algunos heridos leves y numerosos altercados.

Categorías: