Minimizan el narcoinfierno en Veracruz; los delitos van a la baja: Cisneros

Reportero: 
Gaudencio García / 12 HORAS

• A los visitantes se les recomienda que tomen precauciones cuando viajen por la carretera más peligrosa del país: México-Veracruz: Canacar

• Oxigeno económico para los sectores hoteleros y restauranteros de Veracruz con el inicio del periodo vacacional que inicia el lunes 15

Xalapa, Ver., 13 Abr-19 (12HORAS).- Veracruz sobrevive a los aletazos del crimen organizado por la ineficiencia, corrupción, impunidad y deterioro de las instituciones de la prevención y administración de la justicia.

Los avances para mejorar, moralizar y eficientar los cuerpos policiacos de la SSP y la gobernabilidad del estado son pírricos, comparado con los delitos de alto impacto social que se registran desde el Pánuco hasta el Tonalá.

Veracruz continúa lidereado el mapa nacional en delincuencia organizada. Los capos de la droga, lamentablemente, han impuesto su ley a base del terror y el crimen.

“Se recomienda a los visitantes nacionales y extranjeros tomar sus precauciones cuando visiten el estado, porque la carretera más peligrosa del país es México-Veracruz”, advierte la Cámara Nacional de la Industria del Transporte (Canacar).

El oxígeno económico que espera recibir la industria hotelera y restaurantera e la entidad en el periodo vacacional y de Semana Santa que inicia a partir de este lunes 15, podría opacarse por las actividades ilícitas del crimen organizado.

“Genera ganancias millonarias la industria del secuestro, el cobro de piso y los asaltos a mano armada en las carreteras”, asegura la Federación de Barras y Colegio de Abogados.

“Los avances del gobierno estatal y federal para restaurar el orden y la paz social son macros”, sentencia.

“Continúa perdurando la impunidad, el tortuguismo, la ineficiencia, la complicidad abyecta, la corrupción de la policía de la SSP y de los órganos de justicia”.

Pero el gobierno morenista de Cuitláhuc García, en lugar de corregir el rumbo, el mando de timón y de depurar la estrategia anticrimen que ha hecho agua, caricaturiza la narcoviolencia que se vive en Veracruz.

“La muerte violenta es la constante en cualquiera de los 212 municipios del estado, con una población de 8 millones de habitantes”, señalan investigadores del Instituto de Investigaciones Históricas-Sociales de la Universidad Veracruzana (IIHS-UV).

Para restaurar el orden, el estado de derecho, certidumbre y certeza institucional no solo se requiere la buena fe del gobernante en turno –un aprendiz de la política-, si no canalizar el gasto social en la prevención del delito y en la procuración y administración de la justicia.

“Se requiere incrementar el número de policías, de 5 mil a 10 mil elementos, mejorar los salarios al doble, depurar los cuerpos policiacos, capacitarlos para que no violenten los derechos humanos de la población”, dicen letrados del Colegio de Abogados de Xalapa.

Los poderes del estado deben ser completamente autónomos e independientes del Poder Ejecutivo; la impartición y procuración de la justicia debe ser autónoma sin la sombra falaz del Ejecutivo y sin consigna, destacan investigadores del IIHS-UV en su trabajo sobre acceso a la justicia en Veracruz, denominado “La justicia denegada”.

En los últimos 3 años en los anales políticos de la entidad, la sociedad civil, los votantes calleron en el hartazgo social y rompieron con el partido dominante, el PRI, que se mantuvo por casi 8 décadas en la hegemonía del poder público.

Y transitó, por primera vez, con la simpatía del PAN para mejorar la economía, el empleo, el combate a la corrupción, moralizar y eficientar las instituciones de los tres poderes del Gobierno del Estado, con el triunfo del expriista Miguel Ángel Yunes Landa.

Pero los votantes veracruzanos se llevaron el peor revés de su vida; el gobernador panista que cubrió el bienio resultó peor que los gobernadores priistas: gobernó con signos de autoritarismo, venganza, odio y con su megalomanía corrompió las instituciones de gobierno.

Cansados por la cleptocracia de Yunes Linares, los electores le apostaron a los cambios institucionales que ofreció AMLO y Morena, que concatenado y en la cresta popular, llevaron al triunfo al aprendiz y desconocido hasta entonces: Cuitláhuac García Jiménez.

La curva del aprendizaje del gobernador morenista, le ha costado a Veracruz la inacción económica, el disparo de los delitos de alto impacto social y, en suma, una descomposición moral y política en todos los niveles del aparato político estatal.

“Nos atacan los enemigos de Veracruz, que quieren que le vaya mal al estado. Los medios de comunicación son amarillistas”, dice con enfado el secretario de Gobierno, Eric Cisneros.

Y con ufanía, el político cuenqueño, forjado en su vida profesional en Baja California Sur, hace alarde de las cifras ante empresarios. “Hemos bajado los índices delictivos en un 40% en Xalapa. Le hemos ganado espacio a la delincuencia”.

“Estamos aplicando en Veracruz la estrategia que dio magníficos resultados a nivel nacional en 3 municipios de Baja California”.

Cisneros es un político morenista con un sombrío historial que dejó en Baja California, que, por supuesto, lo niega. “La gente me quiere mucho…hasta quieren que regrese. Si no pregúntenle a los empresarios”, dice finalmente en tono socarrón a sus interlocutores.

Categorías: 
Galeria: