Rechaza Saddam designación de nuevo abogado

El derrocado presidente iraquí Saddam Hussein rechazó hoy la designación de un nuevo abogado para su defensa en el juicio que se sigue contra él y seis de sus colaboradores por “ genocidio ” contra el pueblo kurdo.

“ La ley no me obliga a mí ni a los otros acusados a aceptar a un abogado nombrado por el tribunal ya que podemos hacernos representar por otros letrados ” , recalcó el ex dictador después de que el magistrado Mohamed Oreibi Jalifa nombrase al nuevo letrado.

El juicio se refiere a los ataques lanzados por el Ejército contra el Kurdistán iraquí en la campaña de “ Al Anfal ” (botín de guerra) entre 1987 y 1988, en la que fueron asesinados miles de civiles kurdos.

En la sesión de este lunes, el jefe de la defensa de los acusados, el abogado Jalil Duleimi, abandonó la sala del juicio en protesta por que el magistrado rechazó un conjunto de peticiones, entre ellas la participación de letrados extranjeros en el proceso.

También el juez se opuso rotundamente a que la defensa trate a Saddam como el “ señor presidente ” .

El equipo de la defensa pidió también la apertura de una investigación sobre supuestas irrupciones ilegales en la sala del equipo de la defensa durante su ausencia, en las que han sido manipulados numerosos documentos, según Duleimi.

Asimismo, se retiró el abogado que defiende a uno de los acusados, Hussein al Takriti, ex miembro de la jefatura de las antiguas Fuerzas Armadas de Irak, hecho que llevó a que Oreibi designase a un nuevo letrado.

En la vista de este lunes el juez escuchó los testimonios de cuatro testigos de la acusación, entre ellos el de un hombre que se identificó como Ali Hussein, de 36 años, que recordó los ataques del ejercito iraquí contra el Kurdistán iraquí.

“ Aviones bombardearon aldeas vecinas a la mía, por lo que sus habitantes sufrieron problemas respiratorios y el fluido de líquidos de sus ojos y narices ” , aseguró Hussein.

Asimismo, indicó que varios de sus parientes perdieron la vida en esos ataques, y que encontró entre 18 y 20 cadáveres de personas en un arroyo de su aldea.

Por su parte, el segundo testigo, Yamal Suleiman Qader, de 50 años, dijo que 412 personas murieron en un bombardeo con armas químicas contra su localidad en 1988.

Además, una mujer de avanzada edad que no se identificó declaró que perdió la visión como consecuencia de ese tipo armas con las que atacaron su aldea.

Por último, una testigo identificada como Aicha Husein Resel, de 72 años, recordó que perdió a su esposo en un ataque similar a su pueblo en 1988.

Esas cuatro personas pidieron indemnizaciones por la pérdida de sus familiares y sus bienes.

Tras escuchar esos testimonios el magistrado dio por finalizada la sesión, la decimonovena desde que comenzó el juicio, el pasado 21 de agosto, y anunció que continuará mañana, martes.

Según cifras facilitadas por el Fiscal General del tribunal, más de 180 mil kurdos fueron asesinados o desaparecieron en esa ofensiva que coincidió con los últimos dos años de la guerra entre Irak e Irán

Categorías: