Reclama Trump el trato injusto que recibe EU

Reportero: 
Redacción

Washington, E.U., 9 Jun-18 (Agencia).- El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, advirtió que si no hay acuerdo en las negociaciones comerciales con México o Canadá terminará con el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y reclamó el trato injusto de México, Canadá y la Unión Europea en materia comercial hacia su país, dejando en claro su postura durante la cumbre del grupo de los siete países más industrializados del mundo (G-7) que se realiza este viernes y sábado en Canadá.

La 44 reunión del grupo arrancó en localidad canadiense de La Malbaie, en Quebec, en medio de fuertes medidas de seguridad y empañada por una guerra comercial orquestada por el presidente estadunidense, quien se perfila para consolidar su papel de solista en el escenario mundial.

Trump sostuvo este viernes que sería probablemente muy fácil alcanzar un acuerdo en las negociaciones comerciales con México o Canadá, pero insistió que terminará con el TLCAN si no es posible.

Trump, quien habló con los reporteros antes de abordar el helicóptero Marine 1 en ruta hacia la reunión del G-7, sostuvo que Estados Unidos no está dispuesto a mantener los acuerdos actuales a menos que haya un cambio. La Unión Europea nos trata injustamente. Canadá, muy injustamente. México, muy injustamente. Habiendo dicho eso, probablemente sería muy fácil hacer un trato, indicó.

Preocupación de agricultores

Trump impuso a partir del primero de junio aranceles de 25 y 10 por ciento al acero y aluminio de México, Canadá y la Unión Europea, lo que detonó represalias de sus socios comerciales. Los aranceles fueron impuestos en momentos que Estados Unidos, Canadá y México negocian la modernización del TLCAN.

Trump señaló que su gobierno buscará terminar con las prácticas comerciales injustas. Si no podemos alcanzar un acuerdo, terminaremos el TLCAN. Haremos un mejor acuerdo (...) Si no podemos lograr un acuerdo, estaremos mejor, insistió.

Sin embargo, senadores republicanos preocupados por el impacto de las represalias comerciales sobre sus electores en vísperas de las elecciones de noviembre, emplazaron esta semana a Trump a alcanzar un acuerdo del TLCAN para septiembre.

Entre los sectores estadunidenses más preocupados por la situación figuran los productores agropecuarios de Estados Unidos que dependen en gran medida de sus exportaciones a México y Canadá, la mayoría de estados que votaron por Trump en 2016.

La reunión entre los líderes del G-7 –integrado por Estados Unidos, el anfitrión Canadá, Alemania, Japón, Reino Unido, Francia e Italia– se realiza en un ambiente inusitado de confrontación entre Estados Unidos y los países que tradicionalmente han sido aliados.

Luego de que los gobernantes de Canadá y Francia adelantaron la posición que tendrían los seis países contra Estados Unidos por su imposición unilateral de tarifas arancelarias contraproducentes, inaceptables e injustificadas al acero y al aluminio, Trump respondió acusándolos de imponer masivas tarifas a Estados Unidos y de crear barreras no monetarias. Trump dio señales de intransigencia el viernes al tuitear: No veo la hora de enderezar acuerdos comerciales injustos con los países del G-7. Si no sucede, ¡mejor para nosotros!

Trump tiene programados encuentros bilaterales con el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, y con el presidente francés, Emmanuel Macron, quienes indicaron que utilizarán el foro para un pronunciamiento contra los aranceles.

Tras el anuncio, la Casa Blanca informó que Trump abandonará al cumbre del G-7 el sábado por la mañana, pese a que concluye en la tarde, con el argumento que el mandatario viajará a Singapur, donde se reuniría con el presidente de Corea del Norte, Kim Jong-un.

Esto le permitirá a Trump abandonar Canadá cuando otros líderes estén ofreciendo conferencias de prensa cargadas probablemente de críticas hacia las políticas comerciales y diplomáticas de Washington. Además, lo excusará de participar en debates de temas como cambio climático, océanos y empoderamiento de la mujer.

Trump generó mayor tensión al reclamar el retorno al G-7 de Rusia, expulsada por su anexión de Crimea. ¿Por qué nos reunimos sin que Rusia esté en la reunión?, se preguntó Trump. Deberían permitir que regrese Rusia porque deberíamos tener a Rusia en la mesa de negociaciones.

Rusia fue expulsada del grupo en 2014 como sanción por la anexión de Crimea y el apoyo del presidente Vladimir Putin a los separatistas prorrusos en Ucrania. Desde entonces el grupo integrado por las mayores economías del mundo pasó de G-8 a G-7.

Por su parte, la canciller alemana, Angela Merkel, aseguró que la posición común de los países europeos del G-7 es oponerse al retorno de Rusia al bloque, a menos que haya progresos sustanciales en relación al problema de Ucrania.

Cientos de personas protestaron en Quebec contra la cumbre y al menos tres personas fueron detenidas por disturbios.

Integrantes de diversas organizaciones de derechos cívicos, humanos, indígenas y políticos salieron por segundo día a protestar a las calles de esa ciudad por la reunión del G-7.

Blindan proceso electoral

Los líderes del Grupo de los Siete (G-7) acordarán compartir información entre ellos y trabajar con proveedores de servicios de Internet y compañías de redes sociales para evitar la intromisión extranjera en las elecciones en sus países, según un borrador del compromiso de la cumbre.

Categorías: