Sergio Pitol, un imprescindible

Reportero: 
UV / Karina Reyes y David Sandoval

---- Con la partida del más distinguido integrante del claustro académico de la UV, se extingue una luz de la literatura universal, un pilar de esta casa de estudios: Rectora
En 1999, Pitol recibió la primera Medalla al Mérito Universidad Veracruzana

---- En 2013, la Feria Internacional del Libro Universitario celebró los 80 años del escritor

Xalapa, Ver., 12 Abr-18 (VRed/ComunicadoUV).- Sergio Pitol Deméneghi (1933-2018) será siempre una figura imprescindible para la Universidad Veracruzana (UV) y para Universo, periódico de los universitarios y actual sistema de noticias de esta casa de estudios.

El escritor, traductor, ensayista, novelista, cuentista, viajero, diplomático y distinguido promotor de la lectura es, aseguró la rectora Sara Ladrón de Guevara, el más distinguido integrante del claustro académico de esta institución.

“Sergio Pitol es un pilar de nuestra Universidad, deja un legado enorme, deja mucho orgullo y mucho prestigio para la Universidad Veracruzana”, expresó la Rectora respecto al deceso del escritor, acaecido este jueves en esta ciudad. “Me queda claro que la UV fue su casa, habitó en ésta, formó a muchos jóvenes, académicos y dentro de nuestra alma mater, considero que es una figura significativa”.

El quehacer literario del autor de Nocturno de Bujara fue reconocido con diversos premios, desde el “Xavier Villaurrutia” en 1981, pasando por el Cervantes de Literatura 2005 y más recientemente, el Internacional “Alfonso Reyes” en 2015. Paralela a su oficio de escritor, tuvo una distinguida actividad académica en la UV: impartió cátedra en la Facultad de Letras Españolas; fue autor, traductor, consejero, coordinador de colecciones y director de la Editorial, por citar algunas.

Para precisar de manera breve su trabajo editorial en esta casa de estudios, cabe citar que creó y dirigió la Colección Biblioteca del Universitario y la de Sergio Pitol Traductor, que compila una de sus grandes pasiones.

La Colección Biblioteca del Universitario, de acuerdo con declaraciones dadas a Universo por el equipo editorial encargado de tal proyecto, “es la autobiografía intelectual de Sergio Pitol”.

Como parte de sus contribuciones al sello editorial universitario hay que destacar su faceta como director de una de sus publicaciones más emblemáticas: la revista La Palabra y El Hombre.

Entre los diversos premios que Sergio Pitol recibió, cabe señalar que la primera Medalla al Mérito Universidad Veracruzana, que se entregó en 1999, fue para él, en el marco de la Feria Internacional del Libro Universitario (FILU).

Además, su persona y obra han sido protagonistas de una larga lista de actividades académicas y homenajes, de las cuales se ha dado cuenta en Universo, entre ellas está la participación, en marzo de 2003, de la escritora Rosa Beltrán al presentar Adicción a los ingleses: vida y obra de diez novelistas, en el Salón Azul de la Unidad de Humanidades UV, evento en el que expresó que Pitol puso de manifiesto que los mexicanos son la suma de sus pretensiones.

En su mensaje definió al autor, nacido en Puebla en 1993 y radicado en Xalapa, Veracruz, hasta su deceso, como “un escritor fundamental, cosmopolita, que nos vuelve excéntricos y que puso a viajar a los mexicanos

El autor de Domar a la divina garza recibió numerosas distinciones como el Doctorado Honoris Causa que le otorgó la máxima casa de estudios de Veracruz en agosto de 2003 (www.uv.mx/universo/114/central/central.html).

En esa ocasión, su amigo Carlos Monsiváis lo definió como un “mexicano globalizado (término que se usa ahora en lugar de mexicano universal) por vocación y espíritu de aventura, entusiasta por primera y por segunda naturaleza, canófilo, amigo excepcional, hombre de izquierda, Sergio Pitol se concentra siempre en su actitud esencial: ver la vida a través de la literatura que es alabanza y exigencia de la forma, y es ganas de leer el día entero la gran novela de la realidad” (www.uv.mx/universo/114/central/central02.htm)

Posteriormente, en diciembre de 2005, el Ministerio de Cultura de España le entregaría el Premio Cervantes y en 2006, la FILU se dedicó a su persona y obra, donde se realizó una mesa redonda con la presencia de sus amigos Margo Glantz, Carlos Monsiváis, Enrique Vila-Matas y Juan Villoro, así como del mensaje escrito por Antonio Tabucchi.

Vila-Matas concluyó que Pitol dirige sus pasos; Tabucchi aseguró que la capacidad ensayística del Premio Cervantes está al mismo nivel creativo que la de su faceta de escritor de narrativa; Monsiváis dijo que “Pitol lee los viajes como si fueran novelas y poemas, y las ciudades como si fueran libros y así La puerta del cielo es un relato de Kafka, y Una piazza de Roma es un capítulo del Decamerón”.

Por su parte, Juan Villoro aseguró que si algunos autores comunican lo que ya conocen, Pitol busca conocer a través de la escritura. “Sus tramas exploran algo que puede estar ahí, pero sólo cobrará sorpresa al entrar en contacto con otros materiales (www.uv.mx/universo/235/central/central02.htm).

En agosto de 2006, en el homenaje celebrado en el Museo de Antropología de Xalapa (MAX), Pitol reconoció una deuda vital con la UV, “no sólo por 15 años de ampliar mi obra, sino desde años atrás. Jorge Ruffinelli, a la sazón director de (la revista) Texto Crítico, había publicado excelentes números sobre literatura latinoamericana y en 1981 publicó uno sobre mi obra: era inconcebible, yo era casi desconocido”. (www.uv.mx/universo/235/central/central01.htm)

En 2009, cuando la UV celebró el Festival de la Lectura, Villoro y Monsiváis impartieron sendas conferencias donde ampliaron los motivos de admiración por el escritor (www.uv.mx/UNIVERSO/356/central/central_02.htm).

“Él, que tiene ya para mí algunos libros clásicos en su haber, ha logrado ese milagro o ese acto infrecuente de la generosidad, demostrarnos a todos que sin clásicos la vida puede valer y la catástrofe puede continuar sin tedio, pero se perderá bastante y todos nos perderemos de la primera y única articulación mental”, expresó en aquella ocasión Monsiváis.

En 2011 la UV inauguró en la ciudad de Chongqing, China, el Centro de Estudios de México y América Latina “Sergio Pitol” (www.uv.mx/universo/457/central/central.html); en los días previos, Pitol y una delegación de académicos universitarios visitaron la Universidad del Pueblo de China (RUC, Renmin University of China) y la Universidad de Estudios Internacionales de Beijing (BISU, por sus siglas en inglés).

En 2013 la FILU celebró los 80 años del escritor a través de las anécdotas de sus lectores y amigos: Jorge Herralde, Juan Villoro, Luz Fernández de Alba, Elizabeth Corral, Jorge Fornet y Christian Frías, quienes lo definieron como un escritor errante, vital y libre (www.uv.mx/universo/520/filu/filu_02.html).

Para Enrique Vila-Matas, el gran escritor de México es Sergio Pitol; se trata de un hombre que lo acercó a la literatura y la cultura en general, incluso aclaró que el motivo de su presencia en el Hay Festival Xalapa 2012, era “por estar con el autor de Juegos Florales” (www.uv.mx/universo/500/infgral/infgral_18.html).

A propósito de que la Editorial UV tiene dos colecciones del Premio Cervantes 2005: Sergio Pitol Traductor y la Biblioteca del Universitario, Vila-Matas expresó un mensaje para los estudiantes de la institución: “Que se adentren en la gran aventura de Pitol, que es todo un mundo infinito y sorprendente, que será como un cambio para sus vidas”.

Su obra fue analizada en diferentes mesas como parte de las Jornadas “Sergio Pitol: las artes escénicas y el cine”, ejercicio académico que abrió otra perspectiva a su quehacer, aseguró Esther Hernández Palacios, entonces directora general de Difusión Cultural, en agosto de 2014 (www.uv.mx/universo/570/cultura/cultura_02.html).

En 2014 maestros y estudiantes chinos visitaron a Sergio Pitol en su casa, en un encuentro que calificaron como “maravilloso”, lleno de sorpresas, nerviosismo y alegría, ya que se trató de la primera vez que conversaron con un escritor latinoamericano (www.uv.mx/universo/577/cultura/cultura_03.HTML).

En 2015 la UV le dedicó el Coloquio Veracruzano de Otoño, donde se le entregó una medalla por sus aportes a la transformación del paisaje cultural y se dio lectura a los respectivos mensajes de Jorge Herralde, su amigo y editor, así como del escritor Jorge Volpi (www.uv.mx/prensa/general/coloquio-de-otono-distingue-a-la-uv-y-a-veracruz/).

Ese mismo año Sergio Pitol fue designado como Premio Internacional “Alfonso Reyes”, hecho que fue celebrado por escritores y colaboradores cercanos, como Agustín del Moral, editor responsable del proyecto considerado como la autobiografía literaria de Pitol y que a la fecha suma 60 títulos: la Colección Biblioteca del Universitario.

Tal proeza constituye su legado más palpable para los universitarios, pues, como se lee en la presentación que escribió y que aparece en todos los títulos de la colección, ésta “le abre al estudiante las puertas del conocimiento del mundo y también, a sí mismo”.

Categorías: