Tres generaciones de cartelistas, en el Centro Recreativo Xalapeño

Reportero: 
Redacción

* La exposición reúne 51 piezas de artistas de tres generaciones, cuyo origen y esencia es –sin duda–, el maestro Antonio Pérez González, Ñiko

Xalapa, Ver., 6 Mar-18 (VRed).- Una muestra de la historia y evolución del cartel en Xalapa reúne 51 piezas de artistas de tres generaciones, cuyo origen y esencia es –sin duda–, el maestro Antonio Pérez González, Ñiko, y viste de colores durante marzo y abril las paredes del Centro Recreativo Xalapeño.

Desde la curaduría de Manuel Morelos y Abraham Méndez, esta muestra nace de la inquietud de saber quiénes han hecho cartel en Xalapa. “Aquí están prácticamente todos, tres generaciones de cartelistas, desde los más chavos, hasta Ñiko”, dice Jorge Acevedo, encargado del Departamento de Difusión Cultural del Ayuntamiento.

Y con todos, se refiere a Antonio Pérez, Ñiko, Federico López, Xavier Cózar, Gerardo Vargas, José Manuel Morelos, Celso Arrieta, Aram Huerta, Carlos Salvador Cárdenas, Israel Barrón, Belinda Ugalde, Wilbert Arreola, Abraham Méndez, Juan Vázquez, Adán Paredes, Sergio Cupido, Iván Flores y Luis de Gante.

Esta exposición se presentó en Guadalajara entre noviembre y diciembre pasados, y se tituló “Ahí les van los xalapeños”. Simplemente se le renombró.

Jorge Acevedo explica que los cartelistas xalapeños han trascendido en la plástica veracruzana. Manuel Morelos y el propio Antonio Pérez son ejemplo de ello. “Porque Ñiko –agrega– es un hito en la historia de la plástica y del cartel”.

Antonio Pérez, cubano-mexicano, ha sido profesor de la Facultad de Artes Plásticas de la Universidad Veracruzana (UV) y fundador de la Escuela Gestalt de Diseño. Vive en nuestra región desde 1988 y su trabajo es reconocido en el nivel internacional. Pronto cumplirá 77 años, que celebrará con una exposición que mostrará igual número de sus trabajos.

Como él mismo dijo durante la inauguración de la muestra, el viernes pasado: “Llegué a Xalapa una tarde y esa tarde me acogieron”. Al dar clases, como todos los maestros sembró una semilla, en este caso una semilla muy importante. “Estableció con los xalapeños una relación de apapacho: les enseñó técnica, y a entrarle al diseño desde el dibujo, el trazo, la ilustración y la serigrafía, fuera de la computadora”, afirma Jorge Acevedo.

También en días próximos, Ñiko encabezará un conversatorio en el que se analizará el lugar que ocupa actualmente el cartel, como expresión artística.

Categorías: 
Galeria: