UV, uno de los centros de investigación arqueológica más importantes de México

Reportero: 
Claudia Peralta Vázquez

• Coincidieron participantes del Simposio Internacional “Uso, administración, control y representación del agua en la costa del Golfo”

• Annick Daneels, investigadora de la UNAM, advirtió sobre el riesgo que enfrenta el patrimonio arqueológico de Veracruz

• “La construcción moderna ha destruido la base de datos arqueológica”: Richard A. Diehl

Xalapa, Ver., 16 Jun-17 (VRed).- Para investigadores nacionales y extranjeros del campo de la antropología y la arqueología, la Universidad Veracruzana (UV) representa uno de los centros de investigación arqueológica más importantes de México, por sus contribuciones en el área de docencia, investigación e interpretación.

Una de las integrantes de este gremio, cuyos trabajos se han centrado –desde 1981– en el estudio de las sociedades prehispánicas del Golfo, en particular del periodo clásico en el centro de Veracruz, es Annick Daneels, del Instituto de Investigaciones Antropológicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Ella destacó que la respuesta positiva de expertos de varias partes del mundo al Simposio Internacional “Uso, administración, control y representación del agua en la costa del Golfo”, alojado por esta casa de estudio del 14 al 16 de junio, es muestra de que la UV es un referente de estudio de estas ciencias.

También consideró que al interior de la institución existe una sinergia fuerte y bien integrada de especialistas que se desempeñan en la Facultad de Antropología, en el Instituto de Antropología y en el Museo de Antropología de Xalapa (MAX), en los ámbitos de docencia, investigación e interpretación.

“Sabemos que la UV es un centro muy importante para la investigación de la arqueología del estado, es el centro más importante de México para la arqueología de Veracruz.”

Desde su perspectiva, dijo que esta entidad cuenta con uno de los patrimonios arqueológicos más amplios, pero también más amenazados del país.

Es una región muy dinámica, con mucho desarrollo poblacional, económico, industrial, pero es evidente que los trabajos de infraestructura afectan su patrimonio, pues se construye sobre terrenos donde se ubican los sitios arqueológicos.

La investigadora resaltó que uno de los últimos censos revela que en la entidad veracruzana se han intervenido y analizado alrededor de 12 mil sitios arqueológicos, de los cuales menos de 10 están abiertos al público, lamentó.

Consideró que estos lugares son una fuente de información muy importante de la que podríamos aprender mucho para un plan de desarrollo más efectivo a futuro.

“Aunque las condiciones sociopolíticas y económicas han cambiado, hay lecciones que todavía debemos aprender de nuestro pasado.”

“Los trabajos de la UV son de la más alta calidad”, sostuvo Richard A. Diehl, profesor emérito de Universidad de Alabama, sin embargo la mayoría están publicados en español y no salen del país.

En este sentido, las ideas y propuestas derivadas de este simposio serían de gran importancia para todo el mundo arqueológico, principalmente para aquellos expertos de Rusia, Holanda e Inglaterra, quienes también estudian el impacto del agua en las culturas antiguas, opinó.

“Hoy en día el idioma internacional de la ciencia es el inglés, los arqueólogos hablan en inglés pero no publican en esta lengua.”

Por tanto, recomendó la traducción de los trabajos con el fin de que tengan más impacto a nivel mundial. El Internet, por ejemplo, es un medio muy importante para la publicación de tales estudios.

Diehl, cuya obra sobre los olmecas y las culturas mesoamericanas representa un bastión para los estudios arqueológicos, aseveró que en la actualidad de cada descubrimiento que se realiza surgen más problemas que propuestas.

“Hace 60 años pensamos que sabíamos todo sobre el control del agua, ahora los datos y técnicas nuevas cambian nuestras ideas y se aplican a los problemas básicos históricos”.

Mencionó otras innovaciones surgidas y relacionadas con el control del agua, “que a mí nunca se me hubieran ocurrido, es un mundo muy excitante, estoy muy animado a mis 76 años”, expresó.

El especialista estadounidense advirtió que hoy en día todos tienen el deber de proteger los recursos naturales y patrimonios arqueológicos.

Recordó cuando en 1961 empezó a trabajar en el Valle de Teotihuacán, donde se podían descubrir más de mil sitios arqueológicos, de los cuales el 90 por ciento ya no existe pues ha sido destruido por la expansión urbana, desarrollos industriales y el turismo.

“La construcción moderna ha destruido la base de datos arqueológica, lo que nosotros rescatamos es lo que va a existir para siempre, y lo mismo pasa en Estados Unidos y a nivel mundial.”

Nathan D. Wilson, de origen estadounidense, es arqueólogo del Instituto de Investigaciones Antropológicas de la UNAM, quien reconoció el enfoque y datos relevantes arrojados por los estudios de expertos de la UV.

Previo a la ponencia que impartió, “Tenagre y Teotepec. Dos ejemplos de relaciones en el Lago de Catemaco”, resaltó que esta casa de estudio es una institución con muchas conexiones, pues trabaja de forma coordinada con otros investigadores de países como Estados Unidos y de Canadá.

Wilson, quien ya ha participado en otros eventos organizados por la UV, subrayó que dentro del ámbito arqueológico y antropológico es necesario desarrollar más métodos e ideas, así como el uso de análisis cuantitativos, de estrategias más científicas y análisis químicos.

Recalcó además la celeridad de relacionarse con geólogos y otros especialistas, a fin de ser más interdisciplinarios, “pienso que ya vamos por ese camino”.

Categorías: 
Galeria: